"Si no fuera por el empeño que ponemos en la negación, la represión y la duda, nuestra vida sería una revelación constante." Deepak Chopra

Etiquetas

2012 (9) 2013 (9) 2014 (5) adivinación (1) Adyashanti (2) agenda (13) Alejandro Jodorowsky (3) alimentación (4) alma (25) Amma (2) Amorah Quan Yin (2) Amparo Arteaga (1) amuletos (1) ángeles (10) Animales (8) Aquí y Ahora (37) Arcángel Miguel (6) Arcángel Rafael (1) Arcangeloi de los Elohim (1) ascensión (19) astrología (9) aura (5) AVI-HAY (1) Biodescodificación (2) Brahma Kumaris (1) budismo (11) campos morfogenéticos (8) canalizaciones (63) canciones (17) Carl Gustav Jung (3) Carl Honoré (1) chakras (6) citas (89) co-creación (42) conciencia (66) conferencias (10) Confucio (1) cristales (13) cursos (4) Cyndi Dale (1) Dalai Lama (1) Daniel Cipolat (1) Daniel López de Medrano (1) David del Rosario (1) David Topí (3) Deepak Chopra (5) desapego (25) despertar (61) Dimensiones (16) Dios-Fuente... (33) documentales (14) Eckhart Tolle (9) Eduard Punset (1) Edward Bach (4) ego (29) EJERCICIOS Y PRÁCTICAS (60) Emilio Carrillo (6) energía (36) Enric Corbera (1) entrevistas (17) epigenética (1) Era de Acuario (9) evolución (23) extraterrestres (5) física cuántica (6) Flores de Bach (2) Gandhi (4) Gerrit Gielen (1) Hilarión (10) iluminación (6) índigos y cristales (5) Jeff Foster (1) Jesús-Jeshua (10) Joe Dispenza (1) Jordi Morella (3) Jorge Carvajal (2) Jorge Oyhanarte (1) José Figueroa (2) José María Doria (2) Judy Hall (8) karma (1) Ken Wilber (1) Krishnamurti (4) Kryon (10) Kuthumi (1) La Madre Tierra (37) Lao-Tse (2) Lee Carrol (12) Ley de la Atracción (3) libros (48) Lyall Watson (3) Madre Divina (9) mandalas (1) mantras (2) Marco Giovarruscio (2) María Magdalena (1) Marie Lise Labonte (1) Mark Borax (1) masa crítica (27) Masaru Emoto (3) mass media (12) Matías de Stefano (9) Mayas (1) meditación (19) meditaciones guiadas (3) Meher Baba (1) mente (37) Miguel Blanco (1) Mihalyi Csikzentmihalyi (1) mindfulness (7) misión (13) Mooji (1) movimiento slow (2) muerte (8) NASA (1) Naturaleza (15) Nueva Gaia (26) Numerología (1) oraciones (3) Osho (3) Paloma Cabadas (10) Pamela Kribbe (14) Paramahansa Yogananda (1) películas (7) pirámides (2) profecías (1) protección energética (18) reencarnación (21) reflexiones (3) registros akashicos (1) reiki (6) relajación (2) respiración (4) Robert Lanza (1) Rupert Sheldrake (5) Saint Germain (3) salud (42) San Juan de la Cruz (1) sanación (56) Sanación Akashica (1) Sandra Murguet (3) seres de luz (15) Sergi Torres (5) sonrisas (3) Sueños (1) Tao Te Ching (1) Thích Nhât Hanh (4) Trabajadores de la Luz (28) Tulku Lama Lobsang (2) unidad (54) universo (29) universo fractal (7) Vani Sousa (1) Vicent Guillem (2) Victor Brossa (1) Virginia Blanes (1) visualización (7) Wayne W. Dyer (3) ZaKaiRan (2) Zen (1)

*La vida y la muerte (Matías de Stefano)

Matías de Stefano
Ambas son nacimientos, metamorfosis de lo físico, iniciaciones para el espíritu y el alma, momentos sagrados. El nacimiento es la iniciación a la Vida, y la muerte la iniciación a la otra Vida.

La Vida está compuesta de todos los componentes físicos y etéricos conocidos y desconocidos. La Vida va más allá de la Muerte, pues es la vida la que nos permite aprender mientras transitamos los diversos caminos de las realidades, y eso abarca un amplio sector del universo y de las existencias, por eso, la Vida es entendida como al escuela del Alma, y la Muerte en cualquier nivel, es entendida como la graduación del Alma en ese aprendizaje.

La muerte también existe en los planos superiores, pues no es más que una transformación, que permite el paso de un nivel a otro de conciencia, de existencia y aprendizaje.

La Vida puede darse de muchas maneras, y todas son aceptables, pues toda vida se genera por un propósito divino, aunque a veces el contexto haya hecho que esa vida se degenere apartándose de su realidad y su verdad.

Todo, absolutamente todo en la existencia, tiene vida, desde las piedras al plástico, desde un barco hasta la selva, todo está vivo y en movimiento, todo tiene chispa divina, todo vibra, y por ende, todo está vivo, lo único que varía es el proceso de evolución y la forma de morir, que puede ser trágica o regulada, pero todo aquello que fluye en la existencia posee un alma o al menos una especie de esencia álmica, que le permite formar parte de nuestra vida y nuestro aprendizaje.

Incluso el ser al que muchos creen incapaz de tener vida, alma, espíritu o sentimientos, tiene Vida, y de las más puras y capaces... nuestro planeta, la Tierra, el ser vivo cercano más grande que conocemos.

LA EVOLUCIÓN

Para llegar a ser lo que somos y seguir hacia lo que debemos ser, los pasos son diversos. Seguidamente clasifico algunos de esos pasos:

Energía: los espíritus debemos probar desde lo menos denso, en primer lugar, para poder encarnar, y uno de los primeros pasos es ser Energía, momento en el cual se practica lo que es adaptarse a un Alma, ser que nos ayudará en todo el proceso a seguir desde ese momento.

Gas: la densificación de las energías nos permite entender la fluidez de las cosas más físicas dentro de los mundos densos.

Piedra: la máxima densificación y aparentemente inerte nos ayuda a saber cómo se siente la materia y a reconocer nuestros límites dentro de los mundos.

Planta: para entender el proceso de canalización de la luz divina y su anclaje a la tierra, debemos practicar durante largo tiempo el proceso de fotosíntesis, a fin de tenerlo integrado el día en que debamos respirar y meditar.

Animal: (tanto peces, mamíferos, reptiles, o cualquier otro tipo de animales) este proceso nos ayudará a aprender sobre el movimiento y el control de nuestro cuerpo, en lo instintivo y la toma de decisiones, en la interacción con los demás seres de un grupo, y la comunicación.

Animal racional: la práctica de la espiritualidad, la meditación, los actos creativos, la cultura y el sentido de familia integrando la comunidad como medio en el que nos moveremos a fin de aprender y anclar la luz en evolución, se dará en animales como los cetáceos, los primates o los homínidos primitivos.

Humano: incluye las cuatro razas básicas y es el momento de aprender, casi durante setenta vidas, sobre la unificación de lo terrenal y lo celestial, teniendo en cuenta todo lo aprendido antes y su valor, trabajando en la iluminación de la materia desde la misma materia. Es el último nivel, junto al de los extraterrestres, en que se evoluciona en los mundos físicos iluminándolos, uniendo Cielo y Tierra.

Ángel y seres de la séptima dimensión: llegados a este nivel, la evolución comienza a ser diferente. Aquí se trabaja el servicio a los mundos físicos utilizando la experiencia de lo vivido a fin de guiar a los que aún permanecen en la densidad.

"Entre los doce y los diecisiete años, podía recordar como si hubiese ocurrido sólo unos años atrás, la experiencia de ser piedra y planta, y se la contaba a mis amigos como si fuese una parte más de mi historia. Recordarlo me ayudó mucho a entender por qué debía ser ahora un humano completo, y aún siéndolo, dos de mis grandes amigos en esta vida, fueron un Roble y un Eucalipto..."


Esta evolución a grandes rasgos, es afectada por diversos factores cósmicos, terrestres y extraterrestres, los cuales permiten la diversificación de una amplia gama de prácticas, todo ello a fin de dirigirnos a través de la Vida hacia el más allá, hacia la Casa de donde todos venimos, para esta vez llegar con más conciencia de nuestro propio conocimiento.

  

Extraído de Vivir en la Tierra, Guía Práctica de Matías de Stefano 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...