"Si no fuera por el empeño que ponemos en la negación, la represión y la duda, nuestra vida sería una revelación constante." Deepak Chopra

Etiquetas

2012 (9) 2013 (9) 2014 (5) adivinación (1) Adyashanti (2) agenda (13) Alejandro Jodorowsky (3) alimentación (4) alma (25) Amma (2) Amorah Quan Yin (2) Amparo Arteaga (1) amuletos (1) ángeles (10) Animales (8) Aquí y Ahora (37) Arcángel Miguel (6) Arcángel Rafael (1) Arcangeloi de los Elohim (1) ascensión (19) astrología (9) aura (5) AVI-HAY (1) Biodescodificación (2) Brahma Kumaris (1) budismo (11) campos morfogenéticos (8) canalizaciones (63) canciones (17) Carl Gustav Jung (3) Carl Honoré (1) chakras (6) citas (89) co-creación (42) conciencia (66) conferencias (10) Confucio (1) cristales (13) cursos (4) Cyndi Dale (1) Dalai Lama (1) Daniel Cipolat (1) Daniel López de Medrano (1) David del Rosario (1) David Topí (3) Deepak Chopra (5) desapego (25) despertar (61) Dimensiones (16) Dios-Fuente... (33) documentales (14) Eckhart Tolle (9) Eduard Punset (1) Edward Bach (4) ego (29) EJERCICIOS Y PRÁCTICAS (60) Emilio Carrillo (6) energía (36) Enric Corbera (1) entrevistas (17) epigenética (1) Era de Acuario (9) evolución (23) extraterrestres (5) física cuántica (6) Flores de Bach (2) Gandhi (4) Gerrit Gielen (1) Hilarión (10) iluminación (6) índigos y cristales (5) Jeff Foster (1) Jesús-Jeshua (10) Joe Dispenza (1) Jordi Morella (3) Jorge Carvajal (2) Jorge Oyhanarte (1) José Figueroa (2) José María Doria (2) Judy Hall (8) karma (1) Ken Wilber (1) Krishnamurti (4) Kryon (10) Kuthumi (1) La Madre Tierra (37) Lao-Tse (2) Lee Carrol (12) Ley de la Atracción (3) libros (48) Lyall Watson (3) Madre Divina (9) mandalas (1) mantras (2) Marco Giovarruscio (2) María Magdalena (1) Marie Lise Labonte (1) Mark Borax (1) masa crítica (27) Masaru Emoto (3) mass media (12) Matías de Stefano (9) Mayas (1) meditación (19) meditaciones guiadas (3) Meher Baba (1) mente (37) Miguel Blanco (1) Mihalyi Csikzentmihalyi (1) mindfulness (7) misión (13) Mooji (1) movimiento slow (2) muerte (8) NASA (1) Naturaleza (15) Nueva Gaia (26) Numerología (1) oraciones (3) Osho (3) Paloma Cabadas (10) Pamela Kribbe (14) Paramahansa Yogananda (1) películas (7) pirámides (2) profecías (1) protección energética (18) reencarnación (21) reflexiones (3) registros akashicos (1) reiki (6) relajación (2) respiración (4) Robert Lanza (1) Rupert Sheldrake (5) Saint Germain (3) salud (42) San Juan de la Cruz (1) sanación (56) Sanación Akashica (1) Sandra Murguet (3) seres de luz (15) Sergi Torres (5) sonrisas (3) Sueños (1) Tao Te Ching (1) Thích Nhât Hanh (4) Trabajadores de la Luz (28) Tulku Lama Lobsang (2) unidad (54) universo (29) universo fractal (7) Vani Sousa (1) Vicent Guillem (2) Victor Brossa (1) Virginia Blanes (1) visualización (7) Wayne W. Dyer (3) ZaKaiRan (2) Zen (1)

* TURMALINA







Color: Negro, marrón, verde, rosa, rojo, amarillo, azul, color sandía, azul verdoso.

Apariencia: Brillante, opaco o transparente, con largas estrías o estructura hexagonal. De todos los tamaños.

Rareza: Fácil de conseguir en comercios especializados.

Procedencia: Sri Lanka, Brasil, África, Estados Unidos, Australia Occidental, Afganistán, Italia.

Atributos: la turmalina limpia, purifica y transforma la energía densa en una vibración más ligera. Enraíza la energía espiritual, limpia y equilibra todos los chacras y forma un escudo protector alrededor del cuerpo.
Es una piedra chamánica que aporta protección durante los rituales. Puede usarse para la lectura psíquica y fue usada tradicionalmente para señalar al culpable o causante en tiempos turbulentos, e indica la “buena” dirección a tomar.
Las varas de turmalina natural son útiles herramientas de sanación. Limpian el aura, retiran bloqueos, dispersan la energía negativa y apuntan soluciones para problemas específicos. Son excelentes para equilibrar y conectar los chacras. A nivel físico, reequilibran los meridianos.

La turmalina tiene una intensa afinidad con las energías dévicas y es muy beneficiosa para el jardín y las plantas. Puede actuar como insecticida natural, manteniendo a raya las plagas, y enterrada en el suelo, anima el crecimiento y la salud de todos los cultivos.

Psicológicamente, la turmalina ayuda a comprenderse a uno mismo y a los demás, llevándote hacia lo profundo de ti, fomentando la autoconfianza y reduciendo el miedo. Disipa cualquier sentimiento victimista y atrae inspiración, compasión, tolerancia y prosperidad. 

La turmalina es una poderosa sanadora mental que equilibra los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro, y transmuta los patrones de pensamiento negativos en positivos. Esta piedra alinea los procesos mentales, los chacras y la envoltura biomagnética. Ayuda a tratar la paranoia y a superar la dislexia, y mejora la coordinación mano-ojo y la asimilación y traducción de información codificada.

Emocionalmente, las turmalinas roja, amarilla y marrón son beneficiosas para la sexualidad y la disfunción emocional que puede estar detrás de la pérdida de libido. Físicamente, la turmalina libera tensión, lo que la hace útil en los alineamientos espinales. Equilibra la energía masculina y femenina dentro del cuerpo.

Curación: Las estrías laterales de la turmalina potencia el flujo energético, haciendo que sea una piedra excelente para la curación, para incrementar la energía y retirar los bloqueos. Cada uno de los colores de la turmalina tiene su don curativo específico.

Posición: Sitúala o llévala puesta donde sea apropiado. Para estimular los meridianos, ponla con el extremo apuntando en la dirección del flujo. Es excelente para preparar esencias de gema que funcionan rápida y eficazmente.

COLORES Y FORMAS ESPECÍFICAS

Además de sus propiedades genéricas, las turmalinas coloreadas tiene propiedades adicionales específicas:

Turmalina negra (chorlo): Protege contra las radiaciones de los teléfonos móviles, la bruma electromagnética, la radiación, el ataque psíquico, los encantamientos y malas voluntades, y las energías negativas de todo tipo. Conectada con el chacra básico, asienta la energía e incrementa la vitalidad física, dispersando la tensión y el estrés. Limpiando los pensamientos negativos, el chorlo fomenta una actitud relajada y la neutralidad objetiva, con procesos de pensamientos claros y racionales. Promueve una actitud positiva, sean cuales sean las circunstancias, y estimula el altruismo y la creatividad práctica.

En el ámbito de la curación, las turmalinas negras apuntando lejos del cuerpo, expulsan las energías negativas. La turmalina negra defiende contra la enfermedad debilitante, fortalece el sistema inmunitario, trata la dislexia y la artritis, ofrece alivio del dolor y realinea la columna vertebral. Póntela alrededor del cuello o sitúala entre tú y la fuente de radiación electro magnética.

Turmalina azul (indicolita): Activa los chacras de la garganta y del tercer ojo, y estimula la necesidad de libertad espiritual y la claridad de autoexpresión. Este color favorece la conciencia psíquica, promueve las visiones y abre el camino hacia el servicio a los demás, fomentando la fidelidad, la ética, la tolerancia y el amor a la verdad. Es portadora del rayo de la paz; disuelve la tristeza y los sentimientos bloqueados, trayéndolos suavemente a la superficie para que sean curados y disipados, y ayuda a desarrollar un sentido interno de responsabilidad. Esta piedra promueve la armonía con el entorno y es excelente para los sanadores, pues impide que la negatividad se quede pegada.

En el ámbito de la curación, la turmalina azul es una útil herramienta diagnóstica que ayuda a identificar la causa subyacente de la enfermedad. Es beneficiosa para los sistemas pulmonar e inmunitario, y para el cerebro; corrige los desequilibrios de fluidos, trata el riñón y la vejiga, el timo y el tiroides, y el dolor de garganta crónico. Resulta de ayuda para el insomnio, los sudores nocturnos, la sinusitis y las infecciones bacterianas. Se usa tradicionalmente para tratar la garganta, la laringe, los pulmones, el esófago, y los ojos. Alivia la quemazón y previene las cicatrices. La turmalina azul oscura es particularmente útil para los ojos y el cerebro, y puede usarse en forma de elixir. También puedes poner la turmalina azul en cualquier lugar donde haya enfermedad o congestión. Además, ayuda a superar los problemas del habla.

Turmalina verde (verdelita): Es una excelente sanadora y una gran ayuda en la visualización. Abre el chacra del corazón, fomentando la compasión, la ternura, la paciencia y la sensación de pertenencia. Esta piedra nutricia aporta equilibrio y joie de vivre. Transforma la energía negativa en positiva, y promueve la apertura y la paciencia. Rejuvenece e inspira creatividad. Con esta piedra uno es capaz de ver todas las soluciones posibles y de seleccionar la más constructiva. Magnetiza a quien la lleva hacia la prosperidad y la abundancia. La turmalina verde permite superar los problemas con la figura del padre. Facilita el estudio de las hierbas, potencia la aplicación de sus remedios y tiene el poder de curar las plantas.

En el ámbito de la sanación, como todas las piedras verdes, la turmalina de este color ayuda a dormir y aquieta la mente. Fortalece el sistema nervioso y lo prepara para un cambio vibratorio. Esta piedra se usa para tratar los ojos, el corazón, el timo, el cerebro y el sistema inmunitario; facilita la pérdida de peso y alivia el síndrome de fatiga crónica y el agotamiento. Ayuda a realinea la columna vertebral y relaja los músculos tensos. La turmalina verde es un desintoxicante útil que cura el estreñimiento y la diarrea. Puede reducir la claustrofobia y los ataques de pánico. Resulta benéfica para los niños hiperactivos.

Turmalina rosa: Es un afrodisíaco que atrae el amor en los mundos material y espiritual. Ofreciendo la seguridad de que amar es seguro, inspira confianza en el amor, y confirma que es necesario amarte a ti mismo antes de que puedas esperar ser amado por otros. Esta piedra ayuda a compartir el placer físico. Dispersa el dolor emocional y los viejos sentimientos destructivos a través del chacra corazón, que limpia y sintetiza el amor con la espiritualidad. Promoviendo la paz y la relajación, la turmalina rosa te conecta con la sabiduría y la compasión, y estimula la receptividad hacia las energías curativas.

En el ámbito de la curación, la turmalina rosa equilibra los sistemas endocrinos disfuncionales y trata el corazón, los pulmones y la piel. Póntela sobre el corazón.




 Extraído de La Biblia de los Cristales de Judy Hall

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...