"Si no fuera por el empeño que ponemos en la negación, la represión y la duda, nuestra vida sería una revelación constante." Deepak Chopra

Etiquetas

2012 (9) 2013 (9) 2014 (5) adivinación (1) Adyashanti (2) agenda (13) Alejandro Jodorowsky (3) alimentación (4) alma (25) Amma (2) Amorah Quan Yin (2) Amparo Arteaga (1) amuletos (1) ángeles (10) Animales (8) Aquí y Ahora (37) Arcángel Miguel (6) Arcángel Rafael (1) Arcangeloi de los Elohim (1) ascensión (19) astrología (9) aura (5) AVI-HAY (1) Biodescodificación (2) Brahma Kumaris (1) budismo (11) campos morfogenéticos (8) canalizaciones (63) canciones (17) Carl Gustav Jung (3) Carl Honoré (1) chakras (6) citas (89) co-creación (42) conciencia (66) conferencias (10) Confucio (1) cristales (13) cursos (4) Cyndi Dale (1) Dalai Lama (1) Daniel Cipolat (1) Daniel López de Medrano (1) David del Rosario (1) David Topí (3) Deepak Chopra (5) desapego (25) despertar (61) Dimensiones (16) Dios-Fuente... (33) documentales (14) Eckhart Tolle (9) Eduard Punset (1) Edward Bach (4) ego (29) EJERCICIOS Y PRÁCTICAS (60) Emilio Carrillo (6) energía (36) Enric Corbera (1) entrevistas (17) epigenética (1) Era de Acuario (9) evolución (23) extraterrestres (5) física cuántica (6) Flores de Bach (2) Gandhi (4) Gerrit Gielen (1) Hilarión (10) iluminación (6) índigos y cristales (5) Jeff Foster (1) Jesús-Jeshua (10) Joe Dispenza (1) Jordi Morella (3) Jorge Carvajal (2) Jorge Oyhanarte (1) José Figueroa (2) José María Doria (2) Judy Hall (8) karma (1) Ken Wilber (1) Krishnamurti (4) Kryon (10) Kuthumi (1) La Madre Tierra (37) Lao-Tse (2) Lee Carrol (12) Ley de la Atracción (3) libros (48) Lyall Watson (3) Madre Divina (9) mandalas (1) mantras (2) Marco Giovarruscio (2) María Magdalena (1) Marie Lise Labonte (1) Mark Borax (1) masa crítica (27) Masaru Emoto (3) mass media (12) Matías de Stefano (9) Mayas (1) meditación (19) meditaciones guiadas (3) Meher Baba (1) mente (37) Miguel Blanco (1) Mihalyi Csikzentmihalyi (1) mindfulness (7) misión (13) Mooji (1) movimiento slow (2) muerte (8) NASA (1) Naturaleza (15) Nueva Gaia (26) Numerología (1) oraciones (3) Osho (3) Paloma Cabadas (10) Pamela Kribbe (14) Paramahansa Yogananda (1) películas (7) pirámides (2) profecías (1) protección energética (18) reencarnación (21) reflexiones (3) registros akashicos (1) reiki (6) relajación (2) respiración (4) Robert Lanza (1) Rupert Sheldrake (5) Saint Germain (3) salud (42) San Juan de la Cruz (1) sanación (56) Sanación Akashica (1) Sandra Murguet (3) seres de luz (15) Sergi Torres (5) sonrisas (3) Sueños (1) Tao Te Ching (1) Thích Nhât Hanh (4) Trabajadores de la Luz (28) Tulku Lama Lobsang (2) unidad (54) universo (29) universo fractal (7) Vani Sousa (1) Vicent Guillem (2) Victor Brossa (1) Virginia Blanes (1) visualización (7) Wayne W. Dyer (3) ZaKaiRan (2) Zen (1)

* Momentos de un ser al servicio de la humanidad



Cuando un ser encarnado hace de su vida un estado constante de servicio a la humanidad, se encuentra a menudo, en situaciones donde su sensibilidad puede verse alterada.

Hace poco, hablando con alguien lleno de luz, y ayudando a los demás de una manera consciente, me decía que sentía lo que sufrían ciertas personas que se le acercaban, y que su instinto inicial era el de ayudarles o hacer algo por ellos. Se sentía mal al percibir el dolor que estos seres sentían en su interior. Preocupada por este hecho y por compartir lo que estaba sintiendo, me llamó.

Estuvimos hablando al respecto, explicándome el malestar que sentía y que quería hacer algo para ayudar a alguien en concreto. Es como si hubiese una necesidad de dar pasos para solucionar y apaciguar el sufrimiento del otro.

Se llega a un grado de sensibilidad y percepción al adentrarse en el sendero hacia la conexión de la propia divinidad, que los conocidos como “dones” (todos los tenemos y podemos activarlos para manifestarlos), son cada vez más manifiestos. Percibimos más. Nos damos cuenta de más cosas no superfluas, y las sensaciones extrasensoriales e intuitivas también van a más. Esto hace que se capte con más claridad y nitidez las energías que nos rodean, incluyendo la de las personas que se nos acercan para que les demos una mano en su camino.

Querer ayudar a todos los necesitados, y querer abarcar y llegar a todos, hace que puedas llegar a desesperarte porque por más que hagas, no hay manera de hacer que la otra persona pueda alejar su dolor de ella, o el de todos.

Me gustaría comentar esta situación, que aparece a menudo en alguien que quiere ayudar a los demás partiendo de su consciencia y su capacidad de conexión energética que puede llegar a tener.

Somos como una fuente en un camino. La fuente está ahí. Quieta. Emanando el alimento para saciar la sed del caminante que cruce por delante de ella. La fuente está ahí paciente, estando sencillamente para que cuando alguien pueda llegar a necesitarla, se le acerque y beba de ella. Toda contenta, la fuente dejará fluir su agua pura, fresca y cristalina para aquel que se predisponga a saciar su sed de liberación y sanación.

¿Os imagináis una fuente que va detrás de los caminantes preguntándoles si quieren beber de ella? ¿Os imagináis querer dar de beber a todos los que pasan a la vez ante ella? ¡Vaya desesperación de la fuente!

¿Qué función tiene la fuente? Estar para cuando alguien la necesite pueda beber de ella. Sin más. Una fuente consciente es sabedora de su papel, y por lo tanto no irá detrás de todos los que se le crucen por delante de ella para decirles que tiene agua que les va a ir muy bien para su camino. ¡Los viajeros ya la ven! ¡Ya lo saben!

A veces vemos o sentimos que alguien está muy  cansado ante la vida o que tiene ciertos bloqueos, miedos, resistencias o entidades de baja vibración dentro de él. El ser despierto al servicio de la Fuente Superior se da cuenta de todo esto, e incluso más. ¿Realmente todos quieren o necesitan beber de tu agua? Existe el libre albedrío, y a veces debemos de recordar el gran papel que está ejerciendo en el sendero del no despertar de los demás. Una situación que nos hace sentir mal, porque la sentimos en nosotros de la otra persona, no debe de ser eliminada, sin más, a la primera. ¿Os habéis preguntado alguna vez por qué experimentamos lo que vivimos en el día a día?

No tenemos que vivir con el dolor o malestar en nuestro interior, pero si accedemos a compartir nuestra vida, o parte de ella con él, tiene un sentido superior relacionado con nuestra alma. No es necesario el sufrimiento, pero si así sucede, éste puede acelerar nuestro proceso de sanación.

Cuando sufrimos, se activan todas las defensas de nuestro ser, y todos los mecanismos de acción para que podamos aprender de lo vivido y entender el por qué lo hemos creado en nuestra vida. Sufrir nos puede llegar a empujar hacia nuestro proceso de recordar y de conectar con el verdadero ser que somos.

Hay que respetar la situación de cada uno. Existe el libre albedrío que es la capacidad de decidir, aceptar o hacer aquello que queremos en nuestra vida. No siempre podemos elegir lo que vivimos, pero sí el cómo vivirlo. Ésta es nuestra gran capacidad de crear una cualidad de vida en nuestra vida u otra. Podemos resistirnos y negar el malestar, y entonces potenciaremos todavía más esta situación; o podemos hacerle frente, conocerlo y aprender de él.

Cuando queremos intervenir sin que la persona nos haya dado su consentimiento o no esté preparada para dar los pasos hacia su liberación, estaremos siendo un intruso en su libre albedrío, en su vida, al no respetar su Voluntad Superior. Puede sabernos mal que alguien sufra, pero a veces, es beneficioso para su alma. Cuando se está preparado, uno da los pasos para que así sea. Pide ayuda y acepta esta ayuda, dando él, los pasos que le corresponden exclusivamente a él. No podemos andar por el otro. No podemos alimentarnos por el otro. Cada viajero necesita su dosis de alimento para el viaje que ha elegido. No todos necesitan lo mismo, ni la misma cantidad de agua para saciar su sed de bienestar y amor.

Los grandes maestros de la historia, no se ofrecían altruísticamente para aliviar el sufrimiento de los demás si ellos no se predisponían a que así fuera, acercándose y dejando que su presencia, la del ser al servicio de la humanidad, hiciese lo que tuviese que hacer. Así y todo, hay una parte, y más en los tiempos actuales donde la energía crística está abriendo las puertas para que cada uno pueda ser su propio liberador, sanador y cocinero en su camino hacia él mismo.

Al interferir en el sendero del otro, queriéndole aliviar el peso de su pasado, sin más, sin ninguna aportación de su parte, no le hacemos ningún bien. Cuando la víctima se siente víctima y quiere continuar siendo víctima, no hay ayuda posible hasta que quiera dejar este papel y hacerse cargo de su vida. Hay que responsabilizarse de lo que uno crea, decide y hace. Cada uno es responsable de su vida. Ayudarle a andar, pudiendo él mismo valerse por sí solo pero no querer porque es más cómodo que otro ande por él o le solucione su situación o vida, es negarse a ella y anularse uno mismo. Perder el empoderamiento que hay en nuestro interior y no aportar lo que sólo nosotros podemos aportar para nuestro despertar o avance, hace que el bloqueo que representa nuestra situación se potencie y nos ahoguemos más en un pasado basado en la dualidad.

Si alguien quiere vivir un precioso día que nos espera, una vez despiertos, debemos levantarnos y adentrarnos en la nueva jornada llena de bendiciones.

Hay muchas personas que nos comentan su situación. Nuestro impulso puede ser el hacer algo por ellas, sin darnos cuenta que no siempre está en nuestra mano poder ayudar a todos los que nos lo piden. Las situaciones son desesperantes. Cierto, pero siempre hay LA SALIDA de ellas. Ellos deben responsabilizarse de lo que viven, y no siempre es así. Para ellos, a veces, lo mejor es escucharlos sin más, porque no están preparados para su sanación y cuando puedes llegar a comentarles que deben de poner de su parte, enfatizan todavía más su papel de víctima y rehúsan dar este paso adelante de responsabilidad. Mi experiencia es que no todos quieren sanar y alejar el dolor de sus vidas. Muchos sólo quieren mejorar, ante esta situación, para que su aprendizaje sea lo pactado antes de su encarnación actual. Es necesario, por nuestra parte, el tener presente que no podemos intervenir en el libre albedrío. Ellos están decidiendo que quieren continuar así. Nos puede doler, pero debemos aceptar su decisión.

Una de las lecciones que tuve que poner más de mi parte en mi camino de servicio, es aceptar que la otra persona quisiera vivir en el dolor y el pleno malestar en su vida, sin querer hacer nada para cambiar. Sabía que el mundo de la Luz también estaba con ella.

Estos seres me enseñaron a AMAR incondicionalmente, aceptándolos tal como son, sintiendo, a la vez en mi interior, que su decisión les elevaría su alma para hacer las paces en esta vida.

Desde mi corazón para todos ellos y para los seres de servicio a los demás, que el Amor, la Paz y la Aceptación sean en todos vosotros.

Jordi Morella

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...