"Si no fuera por el empeño que ponemos en la negación, la represión y la duda, nuestra vida sería una revelación constante." Deepak Chopra

Etiquetas

2012 (9) 2013 (9) 2014 (5) adivinación (1) Adyashanti (2) agenda (13) Alejandro Jodorowsky (3) alimentación (4) alma (25) Amma (2) Amorah Quan Yin (2) Amparo Arteaga (1) amuletos (1) ángeles (10) Animales (8) Aquí y Ahora (37) Arcángel Miguel (6) Arcángel Rafael (1) Arcangeloi de los Elohim (1) ascensión (19) astrología (9) aura (5) AVI-HAY (1) Biodescodificación (2) Brahma Kumaris (1) budismo (11) campos morfogenéticos (8) canalizaciones (63) canciones (17) Carl Gustav Jung (3) Carl Honoré (1) chakras (6) citas (89) co-creación (42) conciencia (66) conferencias (10) Confucio (1) cristales (13) cursos (4) Cyndi Dale (1) Dalai Lama (1) Daniel Cipolat (1) Daniel López de Medrano (1) David del Rosario (1) David Topí (3) Deepak Chopra (5) desapego (25) despertar (61) Dimensiones (16) Dios-Fuente... (33) documentales (14) Eckhart Tolle (9) Eduard Punset (1) Edward Bach (4) ego (29) EJERCICIOS Y PRÁCTICAS (60) Emilio Carrillo (6) energía (36) Enric Corbera (1) entrevistas (17) epigenética (1) Era de Acuario (9) evolución (23) extraterrestres (5) física cuántica (6) Flores de Bach (2) Gandhi (4) Gerrit Gielen (1) Hilarión (10) iluminación (6) índigos y cristales (5) Jeff Foster (1) Jesús-Jeshua (10) Joe Dispenza (1) Jordi Morella (3) Jorge Carvajal (2) Jorge Oyhanarte (1) José Figueroa (2) José María Doria (2) Judy Hall (8) karma (1) Ken Wilber (1) Krishnamurti (4) Kryon (10) Kuthumi (1) La Madre Tierra (37) Lao-Tse (2) Lee Carrol (12) Ley de la Atracción (3) libros (48) Lyall Watson (3) Madre Divina (9) mandalas (1) mantras (2) Marco Giovarruscio (2) María Magdalena (1) Marie Lise Labonte (1) Mark Borax (1) masa crítica (27) Masaru Emoto (3) mass media (12) Matías de Stefano (9) Mayas (1) meditación (19) meditaciones guiadas (3) Meher Baba (1) mente (37) Miguel Blanco (1) Mihalyi Csikzentmihalyi (1) mindfulness (7) misión (13) Mooji (1) movimiento slow (2) muerte (8) NASA (1) Naturaleza (15) Nueva Gaia (26) Numerología (1) oraciones (3) Osho (3) Paloma Cabadas (10) Pamela Kribbe (14) Paramahansa Yogananda (1) películas (7) pirámides (2) profecías (1) protección energética (18) reencarnación (21) reflexiones (3) registros akashicos (1) reiki (6) relajación (2) respiración (4) Robert Lanza (1) Rupert Sheldrake (5) Saint Germain (3) salud (42) San Juan de la Cruz (1) sanación (56) Sanación Akashica (1) Sandra Murguet (3) seres de luz (15) Sergi Torres (5) sonrisas (3) Sueños (1) Tao Te Ching (1) Thích Nhât Hanh (4) Trabajadores de la Luz (28) Tulku Lama Lobsang (2) unidad (54) universo (29) universo fractal (7) Vani Sousa (1) Vicent Guillem (2) Victor Brossa (1) Virginia Blanes (1) visualización (7) Wayne W. Dyer (3) ZaKaiRan (2) Zen (1)

* Una visión más amplia.


Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Entonces, seguimos con la lección sobre la percepción. ¿Cuál es tu percepción de lo que está sucediendo ahora? ¿Cuándo la comenzamos? En lo que tú llamas el día de ayer. ¿Ha cambiado algo? Tal vez tu percepción sea que quizá hoy eres diferente. ¿Y quién es Kryon? ¿Cuál es tu percepción de todo lo que sucede aquí? ¿Podrá ser que hay algo maravilloso y más grande de lo que jamás hayas pensado? ¿Cuál es tu percepción de la humanidad y de tu participación en ella? ¿Has empezado a darte cuenta, alma vieja, que has estado aquí desde el comienzo, que tal vez has experimentado todo lo que la raza humana ha experimentado?

Voy a darte algo en qué pensar. Algo que hemos dicho antes, pero no en tu idioma. Y luego te haré dos preguntas más. Te han dicho que tu Tierra tiene aproximadamente cuatro mil millones de años. Te han dicho que la vida comenzó hace largo tiempo y que si tú observas la progresión de la vida en el planeta, toda la raza humana y todo lo que has experimentado parece haber sucedido en casi el último instante. Ahora bien, tengo algo para que lo consideres. ¿Crees que toda la vida en el Universo tuvo lugar de esta manera? En tu galaxia, que es tan vieja como tu planeta, ¿crees que todos los mundos que contienen vida esperaron tanto como ustedes? ¿Alguna vez te preguntaste por qué tardó tanto en desarrollarse la humanidad? Déjame darte algunas cosas en qué pensar. ¿Qué tal si hubiera otros mundos, muy parecidos al tuyo, con vida como el tuyo, desde hace más de un millón de años atrás? ¿Qué crees que habrán aprendido a esta altura?

Aquí estamos, alentándolos para que se vuelvan más cuánticos, para que salgan de las tres dimensiones de modo que puedan plantar las semillas de la paz en la Tierra. ¿Y si hubiera otros mundos que pasaron por esto hace un millón de años? ¿Qué tal si tuvieron éxito y realmente se volvieron multidimensionales? ¿Qué aspecto tendrían? ¿Cómo sería su ADN? ¿Aprendieron a cambiar su consciencia? ¿Aprendieron a cambiar su cuerpo físico por medio de su consciencia? ¿Algunos de ellos habrán creado planetas pacíficos hace un millón de años? He ahí algo para reflexionar. Pregúntenle a un astrónomo si ésta es una pregunta posible y el científico examinará el esquema de las cosas, las probabilidades y posibilidades, y tendrá que decir: “Sí. No sólo es posible, sino probable.” Porque la vida existe en todas partes en el Universo, es un fenómeno natural que ocurre. Ustedes nunca estuvieron solos, pero algo está sucediendo aquí en la Tierra. Son la civilización más joven de su galaxia. Son los nuevos. La civilización más joven con las semillas de la divinidad. ¿Cuáles son las probabilidades de que la vida empezara en el último momento posible en un planeta de cuatro mil millones de años? Pregúntenle a un científico. Lo que ustedes creen que ha sido la progresión normal de la vida, no lo es. Ese era el plan.

La Tierra retrasó la vida. La Humanidad podría haber empezado antes. Piensen en eso: todos los mamíferos, incluso los dinosaurios, estaban plenamente desarrollados hace millones de años. Y todavía no había humanos, no como ahora. ¿No comienzas a percibir que tal vez había un plan? ¡Claro que lo había! Ahora bien, ¿por qué te contamos esto? Porque queremos que percibas plenamente lo que es Dios y el plan. No eres un error, una equivocación, una casualidad. Habrá quienes te digan que sí lo eres. Un accidente en el espacio. Y aquí estás, pero todas estas cosas con propósito, con un plan, programadas correctamente. ¿Qué tal si había otros como tú hace millones de años en otros planetas que pasaron por lo que están pasando ustedes? ¿Qué tal si aprendieron a volverse cuánticos? ¿Y si aprendieron a viajar por las líneas de influencia, de entrelazamiento que se dispersan desde el centro de tu galaxia? No sabes que quiero decir, ¿verdad? Pero ellos sí. (Kryon se ríe) Y si es así, ¿podrá ser que incluso estén aquí observándote? Y si lo están, ¿qué crees que están haciendo? Te daré la respuesta a ambas preguntas: están aquí y te están observando; están viendo qué sucede, y están empezando a celebrar que ustedes comienzan ahora lo que ellos llevaron a cabo. Porque ustedes van a pasar el marcador hacia la comprensión, porque ellos pasaron por lo mismo. Ahora bien, eso es una percepción, ¿verdad? ¿Qué tal si todo fue deliberado? ¿Eso no te dice nada sobre un Dios amoroso? ¿No te dice un poco acerca de quién eres?

Vayamos ahora a la segunda de las tres percepciones de esta noche. ¿Qué piensa Dios de ti? ¿Qué espera Dios de ti? Y si salieras a preguntar eso por el mundo y les preguntaras a cien personas, tendrías cien opiniones. Entre ellas, estarían estas respuestas: Que la humanidad es un accidente. Que has nacido sucio. Que no pudiste descubrir nada que fuese una razón para estar aquí. Que eres indigno y para poder ser digno tienes que encontrar algo para rendirle culto. Haces algunas actividades y tal vez sufres un poco para ganarte la gracia de Dios. ¿Te suena eso como un plan? ¡Qué plan! ¿No? Que Dios haya creado este mundo con tanto cuidado para ponerte aquí en el momento oportuno, potencialmente, rodeado por individuos cuánticos de otro planeta, o de dos planetas, o tal vez tres o cuatro (Kryon se ríe) que han pasado por esto antes, que saben que deben dejarte solo para que desarrolles esto o no, tu propio test. Piensa en un Dios que lo haya planeado. ¿Y quién eres tú? ¿Es un plan que te hace sufrir?

Permíteme que te pregunte sobre tus hijos. ¿Cómo ves esto? Los más jóvenes y los mayores. ¿Importa la edad de tus hijos en este momento? Quiero que pienses en ellos cuando eran pequeños. Mamá. Papá. ¿Qué piensas? ¿Hay amor más grande que el de los padres por sus hijos? No, no. Es hermoso. Es compasivo. Incondicional. Harían cualquier cosa por salvar a sus hijos. Ahora bien, aquí hay un plan, ¿verdad? Ustedes planean su vida centrada en ellos, ¿no? Saben que ellos tienen libre albedrío para hacer lo que sea que vayan a hacer, y en ese proceso ustedes estarán cerca para aconsejarlos. Los alimentarán cuando tengan hambre, los abrigarán cuando tengan frío, pero tarde o temprano ellos tendrán que hacer su propia vida. Ya sabían eso cuando les dieron la vida. Alguna vez los miraste cuando niños y les dijiste: “Bueno, arréglatelas, ni siquiera te voy a hacer saber que estoy aquí, ¿sabes? Creo que te vendría bien sufrir un poco a lo largo de tu vida.” ¿Cómo te suena eso, Mamá, Papá? ¡Es ridículo! De modo que la próxima vez que un Ser Humano te diga que ustedes vinieron aquí a sufrir, lo bendices y lo dejas seguir su camino, porque tú sabes más que eso, tienes que saber más, tú conoces la verdad.

Hay un plan de amor y compasión en este planeta, que se entrega primero a las almas viejas porque ellas – ustedes – son las que perpetuarán esto. ¿Cómo los ve Dios? La respuesta es: Como hijos. Ellos deben hacer sus elecciones por su cuenta, no plenamente conscientes de quiénes son, no todavía, no hasta que crezcan un poco más, multidimensionalmente. ¿Empiezan a ver el panorama? Al salir de este lugar, ¿pueden detenerse un momento, mirar al cielo y decir: “Estoy aquí por orden divina.”? ¿Cambia eso su percepción? No están aquí para ser probados, no más de lo que ustedes probarían a sus hijos. Pero cometerán sus propios errores a lo largo del camino. Permitan que la energía de este momento los invada y la contundencia de la verdad los penetre para que reciban este conocimiento y no lo pierdan nunca. Cada Maestro que caminó por este planeta les dijo que tenían la divinidad en su interior, les aconsejó cómo reclamarla. Esa fue la segunda de las tres percepciones.

Y aquí va la última. ¿Cuál es tu percepción de para qué estás aquí? Piensa un momento. Aquí hay algunos que están buscando. “Kryon, no sé qué se supone que haga. No he encontrado aún el propósito de mi vida. Kryon, yo creo que Dios está dentro de mí, Kryon, siento el amor en mí. Pero no sé qué tengo que hacer con él. No me lo han mostrado. Voy todos los días a trabajar, o estoy con mi familia, voy a lugares que parecen oscuros, vuelvo a casa, comparto la rutina de la vida, y aún no se me ha mostrado. ¿Qué se supone que tengo que hacer? ¿Cuál es el propósito de mi vida?”

Ahora quiero que te detengas por un momento. Esa percepción, querido Ser Humano, es muy 3D. Estás dentro de una caja; una caja de logros; la caja que te ha armado tu civilización, tu cultura, pero no Dios. Te voy a llevar a un lugar muy esotérico: El viento del nacimiento. Ésta es mi descripción de lo que dijiste y de lo que pensabas el día que naciste, cuando estabas aquí de mi lado del velo, antes de entrar en el canal de parto, con la mente de Dios, antes de venir al planeta. Te diré qué pensabas: “Voy a ir al planeta. Voy a ir durante un tiempo en el que pueda despertar. He vivido miles de vidas, voy a despertar en el planeta y descubriré mi luz como pueda. Descubriré el amor de Dios y voy a sostener esa luz porque sé cómo funciona. Porque sé que por donde vaya tendré luz allí, y eso es lo que voy a hacer”. Y entraste. Y estás sentado aquí. ¡Y has logrado todo! ¡Todo! ¿Cómo puedes sentarte y decir: “Querido Espíritu, ¿qué se supone que haga?” Por el simple hecho de estar sentado hoy aquí escuchando o leyendo, has despertado a la promesa de Dios, en una época en que estás sembrando las semillas de la paz en la Tierra con tu luz. ¡Gaia sabe quién eres! ¡Donde quiera que vas, sostienes la luz! ¡Faro de luz! ¿Y tú me preguntas qué se supone que debes hacer? ¡Ay, qué tridimensional de tu parte! ¡Ya lo estás haciendo! Sé compasivo en tu vida con todos los que te rodean y ama a Dios con todo tu corazón y tu mente: Ése es tu trabajo. Es eso. ¡SER! No hacer. Continúa yendo a trabajar a lugares oscuros y hazlos más luminosos porque estás allí. Abandona esa desilusión de pensar que no descubres tu propósito. Eso lo dice el Humano, no Dios. Cambia tu percepción de quién eres. Ya lo estás haciendo.

“Kryon, seguramente debe venir algo junto con esto. ¿Qué es lo que siento?” Está bien, te diré. Lo que sí puedes hacer es aprender a sostener la luz con mayor magnitud. Ahora bien, esto es conceptual, ¿no? No es convertirse en sanador, no es escribir un libro, ¿verdad? No es volverse canalizador, ¿cierto? Es aprender a sostener tu luz con mayor magnitud. Piensa en los Maestros que lo hicieron. ¿Crees que ellos andaban deambulando y reflexionando sobre qué tenían que hacer en la Tierra? (Kryon se ríe) No, porque los rodeaba la luz de Dios. Ese es tu trabajo también. ¿Puedes tener esa percepción de ti mismo? Abandona esa culpa que sientes por no haber logrado algo, querido, porque has logrado todo lo que viniste a hacer aquí. La luz que llevas es lo que viniste a hacer. Ahora trabaja para purificarla. Ten compasión, querido. Elimina el drama de tu vida y comprende y percibe que eres parte del plan de Dios.

Hay algunos entre los presentes en el salón que han venido buscando sanación, no biológica sino emocional. Yo sé quiénes son. ¿Les gustaría irse de aquí con lo que vinieron a buscar? ¿Que somos un grupo, colectivamente? Sánense entre sí ahora mismo con el poder de Dios que tenemos. ¿Por qué no sostenemos la idea multidimensional de que estamos entrelazados? Como grupo, podemos ayudar a sanar a uno o a muchos. La sanación no vendrá de esta silla ni de este escenario; vendrá de lo que es el colectivo de Humanos en el salón. Empecemos ahora. ¿Pueden percibirlo y visualizar esto? ¿Pueden proyectar su luz en el salón para todos los que la necesitan? ¿Qué tal? Ni siquiera tienen que saber su nombre. Eso es lo que pueden hacer hoy. ¡Qué percepción! ¿No cambia eso lo que creen ser? Al mirarse en el espejo, nunca más volverán a ver al mismo de antes. Ustedes no son singulares. Sólo su parte tridimensional es singular. El resto es familia. Esa es la percepción. Sanen a muchos, sánense a sí mismos. Sanen al planeta. Para eso es su luz.

Si cambian su percepción y se vuelven más multidimensionales en la realidad que los Físicos llaman cuántica, algún día habrá otro planeta como el suyo, con una civilización muy joven pasando por lo que ahora están pasando ustedes. Y ellos se estarán preguntando sobre los ancestros que perciben en su ADN. Y ustedes estarán a su lado, en estado cuántico, y ellos serán sus hijos, cuánticamente. Difícil de creer. Así es como funciona el planeta. Ustedes no sólo están sembrando la Tierra con paz, sino que tal vez en un millón de años todo será diferente para ellos gracias a ustedes. Acabo de darles algo en qué pensar que está más allá de la percepción de la mayoría. Pero todos van a estar allí. Porque así es como funciona. Es un Dios amoroso el que les dice: Buenas noches a todos los que son parte de Todo Lo Que Es. Yo soy Kryon, parte de ustedes y ustedes son parte de mí.

Y así es.

KRYON



Kryon canalizado en vivo por Lee Carroll

Kiev, Ucrania – 12 de mayo de 2012

Título en inglés: The bigger picture (Esta canalización es la continuación de La recalibración de la percepción)

Traducción del audio: María Cristina Cáffaro

Edición: Susana Peralta Sitio autorizado de Kryon por Lee Carroll en español

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...